Asumir que las labores domésticas son de la mujer

Nunca se juzga la forma de hablar de una mujer

Sentirse inferior porque tu pareja gana más que tú

La forma de vestir de una mujer no la define ni justifica la falta de respeto

No darle importancia como persona y omitir su nombre

Pensar que las mujeres deben llegar temprano porque de quedarse hasta tarde se verán mal.

Desacreditar su trabajo y pensar que su único papel es »verse bien»