NFC

Media Lab

En vivo

LOG IN

A Marcus Peters no lo va a callar nadie de Louisiana por un largo tiempo. El defensa de los Rams desprendió su furia en dicho sobre parar a Sean Payton y los angelinos lo lograron al ganar el título de la Conferencia Nacional en casa de los Saints.

 

Marcus Peters escribió en Twitter que los Rams aún no están acabados.

Marcus Peters escribió en Twitter que los Rams aún no están acabados. | Fuente: Los Angeles Rams Twitter

 

El periodo inicial fue un día de campo para los locales. El Mercedes-Benz Superdome reventaba los oídos de cualquiera que se encontrara dentro, por lo que la concentración para el equipo de Los Ángeles fue un factor clave en sus escuadras defensivas y ofensivas.

 

New Orleans se alejó de a poco con una intercepción de Demario Davis a Jared Goff y gracias a dos series que terminaron en goles de campo para Wil Lutz: uno de 37 yardas y otro posterior de 29 (0-6).

 

Los Angeles no encontraban la respuesto y, antes del cierre del periodo, Drew Brees no soportó más y lanzó una flecha a Garrett Griffin de 5 yardas para anotar el primer touchdown de la noche en Louisiana. Los Rams iniciaron a la reacción y despidieron el primer cuarto con un gol de campo de Greg Zuerlein (3-13).

 

Para los siguientes 15 minutos, las posesiones se extendieron y los Saints perdieron el punch ofensivo, situación que no desaprovecharon Todd Gurley y Brandin Cooks.

 

En primera instancia, Goff puso en primera y gol a los Rams con un bombazo de 36 yardas para Cooks. Minutos después, Gurley solo tuvo que correr con el balón por 6 yardas para mover el luminoso del partido a 10-13 previo al medio tiempo.

 

 

La vuelta del descanso se convertiría en nervios totales. Una falla y los sueños se desaparecerían en un santiamén.

 

El grupo de New Orleans primero mandó explotar el Superdome con una serie de más de cinco minutos, la cual finalizó en las manos de Taysom Hill, tercer mariscal de campo. Brees lanzó a la zona de anotación el ovoide, pero, desafortunadamente para la afición negra y dorada, su presión se vino abajo con los Rams volviendo a acercarse a solo tres unidades de distancia.

 

En una serie igual de compleja, Goff terminó por encontrar a Tyler Higbee en el otro costado del campo, con lo que, gracias a un pase de una yarda, los californianos culminaban el encuentro 17 a 20.

 

Los Rams volverían a nivelar el luminoso más adelante, con otro zapatazo de Zuerlein (24 yardas), y el momento llegó para jugarlo todo.

 

Los anfitriones tomaron el balón en la que sería su última serie del tiempo regular y se acercaron hasta la yarda 13 del equipo del oeste de los Estados Unidos. Ahí, en un tercero y diez prometedor, Tommylee Lewis habría recibido unun bombón de Brees, pero Robey-Coleman lo impidió al cometer una interferencia de pase que no fue castigada por ninguno de los oficiales.

 

 

Los Saints se tuvieron que conformar con otra patada de Lutz y Zuerlein le respondió con una cucharada de su propia medicina para mandar la final de conferencia a overtime.

 

Ya en tiempo extra, la defensiva de Rams fue clave al ejercer presión sobre un Drew Brees que terminó entregando el ovoide a Johnson III para la intercepción. Con ese regalo y un Greg Zuerlein encendido (4/4), Los Angeles terminó por triunfar 26 a 23 con un gol de campo de 57 yardas por parte del No. 4.

 

 

Los Angeles Rams estarán viajando al Super Bowl de Atlanta después de que estuvieron por última vez en esta instancia en el año 2002, cuando perdieron 20-17 ante los New England Patriots.

Media Lab

En vivo

LOG IN

Uno siempre sale en busca de conocer el pasado de distintos enfrentamientos entre dos franquicias de la NFL, pero este no es el caso. No es que no sea de interés para el público la rivalidad entre Los Angeles Rams y los New Orleans Saints, sino que es uno de esos momentos en los que hay que disfrutar del presente de estas escuadras.

 

Los Rams y Saints tendrán que verse las caras este domingo 20 de enero para decidir al nuevo monarca de la Conferencia Nacional y uno de los dos combinados que podrá asistir a Atlanta como contendiente a adjudicarse el título del Super Bowl LIII.

 

La rivalidad entre ambos data desde el año 1967, cuando los angelinos derrotaron 27-13 a los de Louisiana como invasores de Nueva Orleans. Tiempo después, la supremacía carnera continuó en pie y con una racha de ocho victorias consecutivas desde 1973 y 1976.

 

Cuatro décadas después, los californianos lideran el récord histórico con 41 victorias y 33 descalabros.

 

 

Ese juego de comodines fue comandado por el quarterback Aaron Brooks, quien disparó cuatro pases de anotación para otorgarle los honores a los Saints, por marcador de 31-28, sobre los Rams de Kurt Warner. Warner tuvo una actuación destacada, con 365 yardas por aire, pero la muralla terrestre de New Orleans fue la que decidió el duelo.

 

Desde entonces, los equipos se han compartido 12 triunfos, teniendo la última palabra los Saints por su espectacularidad, una vez más, en el costado defensivo. En noviembre pasado vencieron 45-35 a los alumnos de Sean McVay.

 

En caso de triunfar el fin de semana en el Mercedes-Benz Superdome, Drew Brees convertirá su marca ante los Rams en números positivos con 5 coronaciones y 4 derrotas.