LOG IN

Foto: Yahoo

¿Qué es la moda lenta y cuál es su impacto?

por Mariel Ornelas

1 junio 2021

La industria de la moda lenta o slow fashion se caracteriza por la incorporación de prendas de colección que siguen las últimas tendencias de la moda, son producidas de forma acelerada y se pueden conseguir a bajo costo.

De lo que no somos conscientes es que existen problemáticas como la explotación laboral o la contaminación y no son valoradas lo suficiente. Es por eso que entrevistamos a Gillaine Arias Ramos, agente activa del consumo responsable de la moda lenta y creadora de la tienda mexicana Segundo Chance, en donde vende prendas de segunda mano y con esta propone generar responsabilidad social sobre el consumo masivo de ropa. 

 ¿Qué es la moda lenta? 

Ramos nos habla del enemigo del fast fashion, la moda lenta, la cual se compone de tres pilares: la moda ética, la eco-moda y la moda duradera. La moda ética se refiere a los derechos humanos y habla de dar un trato justo a las personas que trabajan en la industria; la eco-moda alude al impacto de la producción de las prendas en el medio ambiente; y, por último, la moda duradera, la cual se centra en la prenda y en nosotros como consumidores al momento de cuidarla.

“Yo creo que las marcas, entre más traten de abarcar estos pilares, más se acercan al movimiento; pero no tienen que tener los tres a fuerza”, mencionó la mexicana de manera certera.  

¿Las marcas se están uniendo por moda o por hacer un cambio?

A pesar de que la marca te hable sobre las acciones que se están llevando a cabo, tú como consumidor no podrás rastrear y verificar lo que se está haciendo. Cuando una industria de moda da una falsa narrativa sobre las prácticas sustentables que está haciendo dentro de la producción sin ser lo suficientemente responsable, está haciendo uso del greenwashing. Por lo que comercializa con el medio ambiente para engañar a los consumidores. 

“Creo que hay marcas que sí se están acercando bastante. Hay una organización que se llama Fashion Revolution y cada año hace auditorías a las marcas más reconocidas mundialmente. Van a la fábrica y ellos tienen que contestar un test en donde ellos dan registro de que si están llevando a cabo esas acciones. Cada año se rankean estas marcas y no solamente califican si están usando de manera inteligente o eficaz los recursos naturales, sino que también como son las condiciones laborales de los trabajadores, incluso políticas de comercio justo. Entonces creo que el mayor problema de que las marcas puedan garantizar que están teniendo acciones responsables con el medio ambiente son difíciles de rastrear y realmente hasta ahora no sabemos si es verdaderamente real. Si podrían estar haciendo acciones, pero no sabemos si del paso 1 al paso 10”, contó Arias. 

Tal vez te pueda interesar leer sobre: El ingenio de los outfits de la Reina Isabel II 

La inspiración de Segundo Chance 

Una de las personas en las que la estudiante de Diseño Industrial se inspiró para adentrarse al mundo del slow fashion fue su mamá, quien ha vendido ropa de segunda mano desde hace años, por lo que desde pequeña ella tuvo una relación muy estrecha con este tipo de industria. Pero tiempo después, por medio de libros y cursos, ella entendió la importancia de esta práctica.

“Me di cuenta de todas las problemáticas que había detrás de la industria y me empecé a informar”, dijo la emprendedora. “Todas las personas nos vestimos y creo que debería de ser de interés público saber de dónde vienen nuestras prendas, quién las hace y cómo tener el cuidado apropiado de las mismas”. 

¿La moda lenta es un problema?

Debido al sin fin de tabúes sobre la ropa de segunda mano tales como la pérdida de estilo o la suciedad, es que la gente suele pensar que la moda está peleada con el slow fashion; sin embargo, es todo lo contrario. 

“Una vez que me empecé a alejar de las tiendas de fast fashion y me di cuenta que en la moda lenta podía encontrar prendas, pude observar que tendía a disfrutarlas más. Ahora me voy haciendo más de mi estilo. (…) Yo creo que no está peleada; de hecho, suma muchísimo y es una manera más auténtica de manifestarte a través de las prendas que vistes”, comentó Gillaine Arias. 

Con esto podemos darnos cuenta de todos los beneficios que conlleva esta enseñanza; no obstante, podríamos decir que vivimos en un país de privilegios.  

La importancia de consumir slow fashion

La locutora considera que la moda lenta es importante por lo mencionado anteriormente, porque todos vestimos. Y precisamente, nosotros al estar en un lugar privilegiado como lo es el Occidente, no sabemos qué pasa del otro lado del mundo. Más allá de la explotación laboral existen problemas de equidad de género, de contaminación ambiental, entre otros.

“Creo que es bien importante visibilzarlo, porque de alguna manera todas esas prendas que se están fabricando en India, Bangladesh, Turquía, etc, están cobrándose vidas y nosotros no sabemos. Estamos bien metidos en una cultura consumista y que, como no está pasando en nuestra realidad y no nos está afectando de manera directa, nos hacemos los occisos”, añadió la promotora del slow fashion. “Creo que al final sería increíble que todos pudiéramos comprar marcas locales. Pero yo creo que, como objetivo de Segundo Chance, es generar un cambio de hábitos de consumo y dar alternativas”. 

 


Te puede interesar

Lo más actual directo a tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter