11

¿Reprimir o dirigir? Ellos no ven la diferencia

20 marzo 2019 por Federico Chamas

El que no está conmigo está en mi contra”. Esta manera de pensar se ha repetido a través de la historia causando el sufrimiento de los opositores.

Vivimos en un mundo moderno en el que las dictaduras no parecen tener cabida en el ámbito político actual, donde la democracia está cayendo, dando paso al populismo. Pero no en todos los países se puede sentir esto y un caso en particular es Venezuela.

El dictador Nicolás Maduro, tiene control de su país y los ciudadanos se encuentran oprimidos. La presión internacional hace poco efecto en él y su tiranía continúa con ataques al pueblo venezolano, como los del fin de semana pasado en el que los militares quemaron camiones llenos de ayuda humanitaria para que no entraran a Venezuela.

“La primera pregunta que le hice a Maduro fue si debía llamarlo ‘presidente’ o ‘dictador’, como le dicen muchos venezolanos”, expresó Jorge Ramos en su artículo para el New York Times en Español que habla de su experiencia en Venezuela.

Esta historia la hemos visto muchas veces en Latinoamérica. Argentina, Chile, Paraguay, Brasil y Bolivia son algunos países que han tenido a dictadores como sus líderes políticos. En esta nota haremos un viaje en la historia y conoceremos a cinco de los mandatarios más polémicos que han atormentado la historia.

Jorge Rafael Videla

General Orlando Ramon Agosti (Derecha), Comandante de la Fuerza Áerea Argentina, Teniente General Jorge Rafael Videla (Centro), Presidente de Argentina, y el Admiral Emilio Massera (Izq). Foto publicada en el Huffington Post de AFP

Nacido en Buenos Aires en agosto de 1925 y graduándose en la academia militar en 1940, Jorge Videla fue uno de los dictadores más sangrientos que tuvo Argentina, al que se le atribuyeron 300 privaciones de libertad, 93 casos de tortura y al menos 66 asesinatos.

Este hombre tomó el poder el 24 de marzo de 1976 cuando derrocó al gobierno de “Isabelita” de Perón. Formó las Juntas Militares, encargadas de gobernar el país, y estas se mantuvieron en el poder hasta el año de 1983, un año después de la famosa “Guerra de las Malvinas” que le quitó prestigio y poder al gobierno militar.

Augusto Pinochet

Foto publicada en El Universal propiedad de AFP

El socialismo comenzaba a hacer presencia en Chile. El presidente Salvador Allende impulsaba los derechos de los obreros y ganaba mucha popularidad en el pueblo. Todo iba muy bien hasta que, el 11 de septiembre de 1973, Augusto Pinochet, militar chileno, coordinaba un golpe de estado y derrocó al mandatario.

Este hombre de mucha controversia fue el que salvó a Chile del comunismo y a su vez cometió grandes atrocidades en contra de la humanidad.

Uno de estos crímenes fue Colonia Dignidad, un complejo ubicado en Villa Baviera, donde miles de personas eran adoctrinadas para convertirse en “robots humanos” y decenas de niños abusados sexualmente. Se le conocía como un campo de concentración chileno.

Alfredo Stroessner

Foto de scoopnest.com

Recientemente el Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, visitaba la frontera que separaba las naciones de Paraguay y Brasil, para dar un discurso junto a su par el Presidente Mario Abdo Benítez. En este acto fue cuando el brasileño decía las palabras “Un gran estadista y un hombre de visión” para hacer referencia a uno de los dictadores más sangrientos de Paraguay: Alfredo Stroessner.

Este personaje, nacido el 3 de noviembre de 1912, gobernó al pueblo paraguayo mediante el miedo y la opresión durante 35 años. En 1954 dio el golpe de estado en contra de Federico Chaves Carega y convocó a elecciones donde fue el único candidato.

Fue el ideólogo de la “Operación Condor”; un operativo entre varios países de Sudamérica que se encargaba de acabar con los opositores del régimen dictatorial iberoamericano. Esta forma de pensamiento se cobró la vida de 50 mil personas, un total de 30 mil desaparecidos y 400 mil encarcelados.

Humberto Castelo Branco

Foto publicada en Yahoo Noticias propiedad de AP Photo

Se repite la historia: un presidente escoge un nuevo jefe militar y este lo traiciona al poco tiempo. Así sucedió en Brasil, cuando en 1963 el presidente Joao Goulart elegía a Castelo Branco para dirigir el Estado Mayor del ejército brasileño. Un año más tarde este mismo personaje se convertiría en uno de los líderes del golpe militar en favor de la dictadura.

Durante su mandato se abolieron los partidos políticos, la prensa fue censurada, la oposición callada y el derecho al voto pasó a manos del Congreso. Él comenzó el regimen militar que se mantendría en el poder hasta 1985. Estuvo lleno de represión y protestas continuas en contra del gobierno brasileño, sobre todo por parte de estudiantes que buscaban mayores fondos para la educación.

Fidel Castro

Foto publicada en El Mundo propiedad de AFP

Uno de los políticos que más resonaron en el S.XX, Fidel Castro se mantuvo en el poder por 49 años, empezando en 1959 cuando su Ejército Rebelde derrocó al dictador Fulgencio Batista. Sus mentiras, ideas, estrategias y su deseo de mantenerse en la esfera geopolítica global, lo llevaron a enviar a su ejército al país africano de Angola para que peleara por el marxismo que allí surgía.

Fue un ferviente opositor de la presencia de Estados Unidos en América Latina y por lo mismo apoyaba a la Unión Sovietica y sus ideologías comunistas. Una vez caído el regimen sovietico, Castro buscó mantener su postura socialista y, aunque tuvo una decadencia en los años 80’s, su poder aumentó con la alianza entre Cuba y la Venezuela de Hugo Chávez.

El ejército es uno de los entes más poderosos que puede haber en un país. Ellos no toman las decisiones, pero la historia ha demostrado que no hay que mantenerlos inconformes ¿Se imaginan un golpe militar en el S.XXI? ¿Cómo reaccionaria el mundo sobre esto?

Compartir

NOTAS RELACIONADAS

Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter.