11

LA Rams: ¿Un equipo merecedor del Super Bowl?

21 noviembre 2018 por Jorge A. Herrera Navas

Los Ángeles Rams han dado otro golpe en la mesa de la NFL. Una victoria ante Kansas City, la segunda mejor ofensiva de la liga, liderada por Patrick Mahomes y Kareem Hunt, le ha permitido a los chicos angelinos adjudicarse el liderato de la Conferencia Nacional. Esto llenó de júbilo a la afición californiana, pero eso no es suficiente para reunir los argumentos para considerarlos como los candidatos número uno a llevarse el Super Bowl LIII.

 

Es claro que el coach Sean McVay ha revolucionado a esta franquicia. Después de que con Jeff Fisher se sufrieran cinco campañas con marcas perdedoras, McVay llegó a reformar a un equipo caído para convertirlo en un combinado de Playoffs.

 

Uno de estas transformaciones la podemos observar en el costado ofensivo, el cual, al día de hoy, es uno de los más temidos en toda la competencia.

 

En los tiempos de Fisher y a la llegada de Jared Goff, los Rams no espantaban a nadie. Esto no es algo dicho al aire. Simplemente hay que volver a las estadísticas del 2016 para observar en el fondo de la tabla a unos Rams con apenas 4,203 yardas totales, con todo y que contaban con el último Novato Ofensivo del Año, el corredor Todd Gurley.

 

Todd Gurley podría convertirse en el primer jugador de los Rams en convertirse en MVP desde que lo hiciera Kurt Warner en 2001.

Todd Gurley podría convertirse en el primer jugador de los Rams en convertirse en MVP desde que lo hiciera Kurt Warner en 2001. | Fuente: Kevork Djansezian / Getty Images / AFP

 

Goff ni siquiera pintaba en algún panorama relevante, el mismo Fisher lo llegó a clasificar como un joven sin futuro, después de concretar una temporada con apenas 1,089 yardas por aire, 5 pases de anotación y 7 intercepciones.

 

Para el año siguiente, el giro de 180 grados fue evidente. McVay pudo consagrar, junto con Greg Olson, a la primera selección del Draft de 2016, en un mariscal de campo titular y con número respetables: 3,804 yardas, 28 touchdowns y solo 7 intercepciones en 477 intentos de pase. Por el lado de sus compañeros, Gurley volvió a la gloria con 1,305 yardas terrestres y 13 visitas a las diagonales, con lo que fue nombrado el Jugador Ofensivo del Año.

 

Para agregarle la cereza al pastel, tres receptores -Cooper Kupp, Robert Woods y el mismo Gurley- superaron las 700 yardas a lanzamientos de Goff.

 

Hasta el momento, el desempeño de esta ofensiva se ha mantenido e, incluso, ha mejorado. Se ubican como la más potente de la NFL y sus estrellas están por arriba o están cerca de superar sus estadísticas del certamen pasado.

 

Nada malo, al parecer, pero en un análisis de fondo enseña otra realidad. En la derrota ante los New Orleans Saints y en el duelo ante los Chiefs, se evidenció que la línea ofensiva no siempre es la mejor amiga para Goff, quien ha sido capturado 24 veces en lo que va del año y quien perdió dos balones contra Kansas City.

 

 

Peor se vuelve la situación para el equipo californiano cuando el rival logra no solo romper la bolsa, sino, también, cuando consiguen anular a Gurley. En la tarde oscura ante Demario Davis y el resto de la muralla santa, el running back estelar de los Rams no pudo superar las 70 yardas y solo anotó en una ocasión.

 

 

Contra los Jefes, el desempeño de Gurley tampoco destacó en las estadísticas (55 yardas). Pudimos ver al mejor acarreador de la liga con dudas al momento de ejecutar y con poca decisión ante la línea defensiva de los visitantes. Por fortuna, su quarterback tuvo una jornada de ensueño con más de 400 yardas y 4 touchdowns.

 

Fuera del ataque, los verdaderos problemas llegan cuando hablamos de la defensiva. La primera línea ha mejorado semana tras semana y se ha graduado en la segunda mitad ante Kansas con las actuaciones memorables de Aaron Donald -el defensor mejor pagado de la liga- y del linebacker Samson Ebukam, quien anotó dos veces para los angelinos.

 

La cuestión aquí está en la parte trasera de la escuadra coordinada por el entrenador Wade Phillips. La lesión de Aqib Talib fue un duro golpe para la institución y ello se ha mostrado en las últimas semanas, ante pases explosivos por parte de los contrarios. Unos de los más afectados en ese sentido ha sido Marcus Peters, quien quedó en evidencia cuando no pudo defender a Michael Thomas en el juego con los Saints.

 

 

Una situación similar se presentó en esta jornada, cuando Tyreek Hill quedó solo en el centro del campo y pudo completar una jugada de 73 yardas para cerrar el partido a un score de cuatro puntos de diferencia (36-40).

 

 

Este cuerpo de jugadores no ha sido nada barato -al ser uno de los 7 equipos con espacio salarial menor a los 5 millones de dólares-, ya que, solamente contando los contratos de Aaron Donald, Ndamukong Suh, Lamarcus Joyner, Peters y el mismo Talib, la franquicia tiene pronosticado gastar 189.3 millones de dólares en los próximos seis años, por lo que es hora de que la defensa de los Rams comience a dar resultados, porque los Playoffs no serán tarea fácil en la Nacional.

 

El siguiente “reto” para Sean McVay y su staff será cuando se enfrenten a una de las dos mejores defensivas de la NFL en Chicago, pero la verdadera batalla vendrá -si es que esta vez no caen dramáticamente en la postemporada- cuando vuelvan a verse las caras con unos Saints llenos de experiencia de la mano de Drew Brees y Sean Payton en una posible final de Conferencia.

Compartir

NOTAS RELACIONADAS

Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter.