Media Lab

En vivo

LOG IN

¿Por qué los semáforos usan el verde, amarillo y rojo?

por Staff MediaLab

15 enero 2020

¿Por qué los semáforos usan esos colores? A continuación te explicamos por qué el verde sirve para avanzar, amarillo para disminuir la velocidad y rojo para hacer un alto. ¿Te lo habías preguntado? 

Viajemos en el tiempo para entender su origen y cómo se fueron incluyendo los colores. Todo esto con un fin común, poner orden en las calles y controlar el tráfico para los automovilistas.

El origen de los semáforos

En un texto publicado por Today I Found Out, se menciona que los semáforos tuvieron su origen en los sistemas de trenes del sigo XlX. ¿Cuándo detenerse y cuándo avanzar?, este concepto puede parecer muy lógico, pero los ingenieros que se encargaban de manejar los trenes debían aplicar un sistema que permitiera controlar dicha dinámica. 

El rojo, un color que todos conocemos, era utilizado como señal de alto para las locomotoras y tiene un por qué. En el espectro de color, el rojo tiene una longitud de onda más larga, es decir, se puede ver desde distancias más grandes, lo que permitía advertir a los conductores de trenes que se debían detener.

El verde siempre fue señal de avanzar o continuar con el camino, pero utilizar dos colores a veces era confuso y más cuando una de esas señales no funcionaba. 

Los primeros ejercicios para controlar el tráfico en la Inglaterra de esa época eran precarios, básicamente era utilizar a un oficial en las calles para hacer avanzar y detener a los carruajes con señales de sus manos.

Tiempo después, el gerente de ferrocarriles, John Peake Knight, decidió implementar lámparas de gas con el color verde y rojo, y así sustituir a los policías en las calles.

¿Por qué el verde, amarillo y rojo?

Para el año de 1900, Estados Unidos fue uno de los primeros países en adaptar el sistema de los trenes (luz roja y verde), para controlar el tránsito de autos.

Pero el problema no estaba resuelto, bajo cada semáforo estaba un oficial de policía que hacía sonar su silbato para anunciar que habría un cambio de luz. Fue aquí dónde surgió la idea de implementar un nuevo color, el amarillo. 

El color amarillo llegó por fin en 1920, para completar este sistema de control, la idea vino de William L. Pottsideñó, un oficial originario de Detroit. Él decidió usar los tres colores en los semáforos, acompañado de un intervalo de tiempo que haría cambiar las luces.

Fue hasta 1935 cuando la Administración Federal de Carreteras de Estados Unidos mandó estandarizar dicha medida en todo el país, un modelo que poco a poco fueron adaptando muchos países en todo el mundo.

Ahora que ya lo sabes, respeta las señales, maneja con precaución y evita que te multen por pasarte una luz roja. 

Texto hecho con información de MetaFloss. 


Lo más actual directo a tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter