Media Lab

En vivo

LOG IN

Platicando con desconocidos: La dibujante de Periférico

por Dante Casas

19 noviembre 2019

A lado de una gran avenida llamada periférico, justo afuera de una gran plaza comercial llamada Mundo E, se encontraba una pequeña mujer, sentada a un costado de la parada de autobuses vendiendo cinco dibujos, uno de ellos tenía un fondo rojo que hacia contraste con la pared gris de atrás. Su rostro y su mirada se dirigían únicamente a una hoja blanca en la que estaba trabajando.

Julieta, de 18 años con unos jeans desgastados y unos ojos muy grandes, accedió a platicar…

“Me dedico a pintar cuadros. Prácticamente me gusta pintarlos porque tuve ciertos problemas y eso me ayudó mucho a superarlos y quise transmitir ese mensaje. Incluso para superarlos estuve leyendo mucho, me metí en cosas del yo interior; que estamos conectados con el universo y con la naturaleza. En cierto punto nos preocupamos por cosas banas y nos deprimimos por cosas que realmente no valen. Hay una conexión mucho más allá de lo que podemos imaginar. Principalmente decidí pintar los cuadros para ayudar a las personas que estuvieran en mi situación y que entendieran que hay algo más importante…”.

Su situación es un misterio que sólo ella sabe. Definió sus situaciones anteriores como “bastante tontas”, con un tono de negación, alejándolas de lo especifico al decir que eran: “problemas existenciales, problemas con la familia”. Después reveló que era adoptada, rechazada y estaba en depresión.

Julieta empezó a pintar desde que tenía alrededor de 12 años, pero era solo un hobbie.

“Fue como una buena terapia, una buena oportunidad para transmitir lo que en ese momento llego a mí, como la iluminación de transmitir eso a las personas…”

La cualidad expresiva de sus dibujos

Se quedó en silencio pensando un momento y dijo: “yo creo que la forma de ver la realidad, otra forma de ver la realidad, no muy fácil la puedes explicar a una persona que tenga la mente cerrada. Es diferente que tu llegues y le des un speech de “ah mira yo creo en esto y así” a que lo vea en una imagen y lo pueda entender de acuerdo a su forma de pensar, que capte el mensaje, pero a su forma”.

Asimismo, definió sus colores favoritos como “todos los colores oscuros”, mientras traía puesta una blusa negra. También, dijo que lo que más le gusta dibujar son cosas como la naturaleza y el universo.

Julieta está consciente de que algunas personas no entienden su forma de expresión y la critican. Por su parte, ella trata de no caerse con eso y se aferra al pensamiento de que puede abrir la mente de las personas con su trabajo.

Una historia personal

Julieta habló de una persona que afirma que sin ella no hubiera podido tener las fuerzas para seguir adelante. Fue la única persona que la ha apoyado hasta ahora; “tanto moral, como emocional, económicamente también. En todos los aspectos”, dictaron sus palabras mientras volteaba alrededor distraídamente.

Reveló que se conocieron a los 15 años y aún siguen siendo novios. Después, pensó uno o dos segundos para narrar parte de su historia con esa persona y expresó: “al principio éramos como muy conflictivos los dos, como muy tóxicos. Nos hacíamos llorar, nos hacíamos enojar y todo, y no sé, creo que lo bonito fue que maduramos y crecimos juntos porque ahora ya somos una relación estable, somos un equipo”.

La mayor diferencia entre Julieta y su novio es que ella es más artista y él es más números, más cuadrado y estudia finanzas. Pero eso los ha hecho unirse, porque es una forma de complementarse. Por último, sin que nadie le preguntara, declaró: “Pues ya llevamos casi ocho años juntos, ocho o nueve”. Aunque minutos antes, Julieta había dicho que tenía 18 años y a su novio lo conoció cuando tenía 15.

 


Te puede interesar

The Sims, el juego de la vida

Juan Pablo Valenzuela Peña

21 febrero 2020

Lo más actual directo a tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter