Media Lab

En vivo

LOG IN

Microsoft y el futuro de sus centros de datos

por Mariel Ornelas

17 septiembre 2020

El ahorro de energía se ha vuelto un tema de suma importancia y pareciera que Microsoft posiblemente lo ha estado logrando.  Con su proyecto Natick recién salido del mar tras estar sumergido dos años, podrán descubrir si el futuro de los centros de datos es estar bajo el mar.

El proyecto de Microsoft: Natick

Hace no más de dos años Microsoft decidió sumergir en la costa de Orkney, Reino Unido, un centro de información que trataba de un experimento fuera de lo común. Esto para poder saber como se puede ahorrar energía en el consumo de aire acondicionado.

 

 

¿Y por qué en Orkney? Estas costas fueron elegidas debido a que ahí funciona el centro de investigación de energías renovables por su clima templado.

¿Cuál era el objetivo de Microsoft?

El primer objetivo del proyecto se basaba en buscar alternativas para poder reducir el calentamiento por el que pasan los centros de datos y los servidores. Recordemos que al momento de reducir el uso de energía no solo disminuyen los costos de la electricidad, sino que también las emisiones de gases el efecto invernadero bajan.

El segundo objetivo era obtener mayor información sobre el uso eficiente de energía en el almacenamiento de datos en la nube.

 

 

También puedes leer: Tener un Tiranosaurio Rex ahora es posible con esta subasta

Para poder llevar a cabo este proyecto, los ingenieros e investigadores comenzaron a pensar en ideas para poder enfriar los centros de datos y por consecuencia aumentar la productividad de los servidores. Y ahora con el tanque sabrán si fue exitoso.

Fallas casi nulas

En entrevista con BBC se mencionó que el tanque se había encontrado a un kilómetro de la costa y habían descubierto que, de los 855 servidores, solo 8 habían dejado de funcionar. Pudieron notar que los daños fueron mucho menores en comparación a uno convencional.

 

 

Ahora están investigando si estos resultados se debieron al cero manejo de humanos, aparte del oxígeno y nitrógeno que no fueron puestos dentro de esta cápsula. La electricidad utilizada provenía del viento y de la energía solar.

"Creemos que estos datos tienen que ver con el nitrógeno en la atmósfera que ayuda a reducir la corrosión y que no hay personas dañando las cosas", mencionó Ben Cutler, líder del proyecto en entrevista con BBC.

Se cree que este proyecto tiene un gran potencial y la forma de almacenamiento parece atractiva. ¿Tú qué piensas?

Tal vez te pueda interesar leer sobre: COVID-19: los avances científicos que ha dejado la pandemia


Te puede interesar

Lo más actual directo a tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter