Media Lab

En vivo

LOG IN

Los cinco momentos más ridículos de Boris Johnson

por Diego Martinez Alaniz

27 agosto 2019

Boris Johnson, nuevo Primer Ministro de Reino Unido, sigue acaparando los reflectores en los últimos días. El mandatario europeo sigue con la reciente tendencia de los líderes mundiales poco ortodoxos (y diplomáticos) causando controversias, risa e inclusive disgusto entre propios y extraños.

A todo esto, ¿quién es Boris Johnson?

Comenzó como periodista e historiador, sustituyendo a Theresa May como líder del Partido Conservador Eunionista. Además fue alcalde de Londres y Ministro para relaciones exteriores de Gran Bretaña.

5.- Como aquella vez en el 2017 que, durante la conferencia que tuvo con el Ministro de relaciones exteriores, el ruso, Sergei Lavrov, para discutir algunos temas concernientes a sus respectivas naciones los audífonos para escuchar a su intérprete no se dejaban poner como se debe.

4.- Su reacción al develar su figura de cera en Madame Tussaud’s en 2009, que tiempo después fue retirada por una controversia, y puesta de nuevo (10 años después) cuando el mandatario tomó posesión como el nuevo Primer Ministro el pasado julio.

3.- Ya entrados en develar monumentos y obras, aquí lo tenemos presentando el nuevo vehículo submarino autónomo, propiedad del Consejo de investigación del ambiente natural (NERC por sus siglas en inglés).

Nombrado “Boaty McBoatface”, resultado de una encuesta por internet que el público eligió, de ente varios otros como it’s bloody cold here (Que frío hace aquí)o Usain Boat.

2.- Boris también hace gala de su pasión por el deporte en un partido de rugby callejero organizado el último día de su visita cultural a tierras niponas. Donde olvidó por completo que se trataba de un encuentro amistoso, se dejó llevar y tacleó a un niño para llegar a la línea de meta.

1.- El primer lugar, recordamos cuando se quedó atorado en una tirolesa, celebrando la primera medalla de oro del equipo inglés de las Olimpiadas de 2012, algunos de los presentes dijeron que parecía “una toalla tendida en un día lluvioso”.

Entre toda la conmoción política que existe alrededor de estas figuras vale la pena tener la oportunidad de verlos desde una óptica más coloquial y divertida. Y ahora de regreso a estar pendiente del BREXIT.

 


Lo más actual directo a tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter