Media Lab

En vivo

LOG IN

¡Game over! La historia detrás del fracaso de Google Stadia

por Miguel Ángel Ruíz Velasco

16 octubre 2020

El mundo del gaming se encuentra dominado, desde hace varios años, por tres titanes: Nintendo, Sony y Microsoft. Por ello, cuando Google puso sus cartas sobre la mesa, no fueron pocas las cabezas que voltearon a ver la propuesta de Stadia. Sin embargo, a día de hoy son pocos los que recuerdan esta plataforma, como si de un día para otro hubiera desaparecido. ¿Qué pasó con esta innovadora apuesta de Google que prometía revolucionar el mundo de los videojuegos?

¿Qué es Google Stadia?

Por si alguien no ubica este nombre, Stadia era un proyecto lanzado por Google a finales del año 2019.

Este proyecto no era otra cosa sino una plataforma de videojuegos. Sin embargo, lo que volvía a esta distinta y atractiva era que no necesitas una consola para jugar. A través de los data centers de Google, solo era necesario un dispositivo con acceso a Chrome para jugar a tus juegos preferidos.

Suena muy bien, ¿no creen? En el papel todo parece ideal, mas la ejecución no fue ni de lejos la más acertada.

Problemas por todos lados

Empecemos con los motivos del fracaso de esta plataforma videojueguíl. Para comenzar, hace falta mencionar que la gran G enfatizó que Stadia permitiría a sus usuarios jugar los juegos más novedosos en cualquier lugar. Esa es una promesa más que atractiva, déjenme decirles.

¿Jugar los títulos más recientes sin importar el lugar en donde esté sin importar el dispositivo que tenga a la mano? ¡Tomen todo mi dinero!

Resulta ser que, al menos para el lanzamiento, era necesario pagar el paquete de Stadia Pro, el cual incluía un control original de Google, un Chromecast Ultra y tres meses de membresía para la versión pro del servicio. Todo por el módico costo de $129 dólares (2732.70 MXN, aproximadamente).

Si bien este es un precio bastante más bajo que el de una consola o PC, las características de Stadia solo volvían cada vez más confuso el funcionamiento de la plataforma. Además de los ciento treinta dólares iniciales, para jugar en la plataforma de Google debes pagar diez dólares mensualmente.

Un catálogo decepcionante

Hagan de cuenta que es como un Netflix para gamers, pero en este caso, al pagar la suscripción mensual solo puedes jugar unos pocos juegos gratis, todos los demás los tienes que comprar a precio completo.

Ya hablaremos otro día sobre el dilema de las compras digitales de videojuegos. Por ahora, solo déjenme explicarles que, al comprar un juego en Stadia, no lo estás comprando realmente. Es como si lo rentaras por un tiempo indefinido, pues en cuanto Google cierre sus servidores, o decida no renovar la licencia de algún juego, puedes irte despidiendo de los títulos guardados en tu biblioteca.

Eso si hay algún juego de tu interés, pues cuando Stadia fue lanzada, solo contaba con poco más de veinte títulos en su catálogo. Si bien la gran G ha ido añadiendo títulos poco a poco, la oferta de esta plataforma es mucho menor a la de la competencia. Xbox Game Pass, Play Station Now o incluso Geforce Now cuentan mucha más variedad que la plataforma de Google.

“Google lo intentó con Stadia, pero al ser nuevos en este, y al no ser el gaming su principal enfoque, no les salió muy bien la jugada. No calcularon muy bien lo que los gamers verdaderamente valoran en una plataforma de videojuegos, y eso les salió bastante caro. Se van a tener que aplicar si no quieren quedar en el olvido”, opina José Antonio Pontón sobre el tema.

"Google Stadia is Already Dead, It Just Doesn't Know Yet "

¿Y mi Stadia?

Otro error fatal de esta plataforma tuvo lugar desde el día 1 de su salida. Fueron múltiples los compradores de la versión pro del servicio los que no recibieron su paquete el día debido. Sin control ni Chromecast Ultra, no era posible jugar a ningún juego. Además, era necesario un código enviado por correo electrónico para confirmar la cuenta y comenzar a jugar. Estos códigos también tardaron varios días en llegar, por lo que incluso si tenías tu control y Chromecast en mano, sin el código de verificación estos eran poco más que un pisapapeles.

Podría no parecer un problema grave, pero deben saber que el día de lanzamiento de una consola es el más importante. Estos inconvenientes tan básicos lentamente aniquilaron el entusiasmo de los usuarios de Stadia. Pero aquí no acaba esto...

Promesas falsas

Otro grave problema con el que este servicio en la nube se enfrentó fue la incapacidad de cumplir con lo prometido. Durante la conferencia en la que Stadia fue anunciada, la gran G se encargó de dejar claro que su plataforma era más potente que el Play Station 4 Pro y el Xbox Series X COMBINADOS. Vaya potencia resguarda Google en sus servidores, eh.

Además de eso, declararon que su servicio sería capaz de correr los juegos en una resolución de 4K, a 60 fps y hasta con HDR. Es más, no dejaban de resaltar que  no contaba con las limitaciones de las consolas actuales.

Cuando llegó la hora de la verdad, los que confiaron en Google se sintieron más que estafados. Problemas de latencia, pérdidas de cuadros, caídas en la resolución, problemas salían por todos lados.

Y para colmo, ni siquiera desplegaba los títulos en la resolución prometida. En vez de deleitar nuestros ojos con un despampanante 4K, los que obtuvimos fue un re escalado de 1080p bastante mediocre.

¿Aún hay esperanza?

Es difícil decirlo. Su catálogo se ha mantenido en constante crecimiento desde su lanzamiento, Eso le da a Google una oportunidad para ganar relevancia a futuro. No obstante la competencia tampoco lo hace nada mal, además de que han demostrado ser opciones más confiables y sólidas que la propuesta de la gran G.

Si Google no se apresura, pronto nadie recordará la existencia de Stadia. Desde la salida del servicio, se prometió que a futuro los precios del paquete Pro y la membresía mensual serían reducidos, además de que saldría una versión gratuita. Estas promesas podrían ser el az bajo la manga de Google para remontar en esto del gaming en la nube. Quién sabe, quizá el futuro nos sorprenda y esta compañía se convierta en un digno competidor de los tres reyes actuales.

Solo el tiempo dirá.

Puede que te interesa esta nota sobre una compañía que el tiempo decidió olvidar:

Blackberry: Su legado y caída en el mundo de la telefonía


Te puede interesar

Lo más actual directo a tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter