Media Lab

En vivo

LOG IN

De Agua Prieta rumbo al Óscar: la historia de Gastón Pavlovich

por José Manuel Bahamonde

9 mayo 2019

Luces, cámara, ¡acción! Próximo a estrenar, The Irishman (Scorsese, 2019)  la mayor producción de su carrera, Gastón Pavlovich visitó al Universidad Panamericana, Campus México y ofreció una plática a los estudiantes de la Escuela de Comunicación en el marco del #ComDay.

Durante su visita a la universidad, el productor sonorense platicó anécdotas sobre su vida en Agua Prieta, lugar donde nació, su carrera en la política, la creación de El Estudiante (Girault, 2009) y cómo logró convertirse en uno de los productores de Martin Scorsese.

Para Pavlovich las fronteras nunca fueron una limitante: su infancia la vivió entre Estados Unidos y México, cruzando la frontera diariamente para acudir a la primaria, que cursaba tanto de un lado como del otro. Fue en esos años que descubrió una de sus mayores pasiones, la lectura, y en la biblioteca de su abuelo, un refugio. Los clásicos como Dostoievski, Victor Hugo o Cervantes sus autores preferidos, siendo el Quijote una obra que ha visitado en repetidas ocaciones. Más tarde la vida lo llevó a estudiar Política Económica en la Universidad de San Diego, a Francia para continuar sus estudios de Economía y de ahí a Roma. Su paso por el extranjero le generó una visión más amplia del mundo.

Su perfil económico y con ímpetu para generar un cambio en la sociedad lo llevó a ser localizado por el gobierno de Vicente Fox, trabajo que realizaría en Pemex. Desarrolló un proyecto que el mandatario rechazó por considerarlo demasiado riesgoso. De ahí se mudó a otras dependencias, siempre siendo su objetivo transformar e incidir en el país. A la par, Pavlovich ya se encontraba escribiendo una historia inspirada en sus abuelos. Una cosa lo llevó a otra y decidió producir esta historia y, con la ayuda de Lorenzo Servitje, comenzó trabajar en este proyecto. Analizando el panorama y dándose cuenta que dentro del gobierno no realizaría el cambio que tanto buscaba, emprendió su viaje apostándole todo a ese nuevo proyecto que tenía bajo el brazo.

Los dados jugaron a su favor, aunque no todo fue fácil, analizando en retrospectiva, el sonorense piensa que algo de lo que se arrepiente es de no haber comenzado El Estudiante con todo el presupuesto recaudado, sin embargo esto le daría las bases para no errar de la misma forma en el futuro.

Pero  ¿qué fue lo que llevó a Gastón a Hollywood? El lugar: Festival de Cannes 2013. Jerry Lewis se retira del cine con su última película, Max Rose (Noah, 2013), el actor entra acompañado de un hombre alto, moreno y que nadie conoce. La gente de Tom Hanks hace que Scorsese escuche hablar de él. En ese entonces le director neoyorkino estaba buscando quién le produjera su proyecto de vida, Silence (Scorsese,2016), película que fue rechazada en varias ocaciones por Hollywood por considerarla “demasiado católica”.

Trabajar con este reconocido director tiene sus pros y sus contras, según el productor, ya que si sacas el proyecto adelante, te va a premiar y las puertas se te abrirán. Si le fallas, olvídate de tu carrera en Hollywood. La trayectoria de Pavlovich en la política le enseñó a no titubear ante este tipo de situaciones las cuales él describe como de “Goodfellas”. Aceptó y el proyecto se realizó, incluso obtuvo una nominación al Oscar por la fotografía del mexicano Rodrigo Prieto.

Scorsese en agradecimiento le ofreció su próximo proyecto, el cuál en ese momento ni el mismo director sabía cuál era. Era cuestión de tiempo. Al Pacino traía algo entre manos. The Irishman (Scorsese, 2019) el ambicioso proyecto que buscará darle a Netflix su primer Oscar a mejor película. Un largometraje que reunirá por última vez a varios de los actores que se hicieron leyenda: Al Pacino, Robert De Niro, y Joe Pesci.

Además de la plática, el productor mexicano le dio la voz a los alumnos que asistieron con el fin de que pudiera responder algunas de sus dudas. Una de las preguntas que más resaltaron fue que si en algún momento le gustaría trabajar con alguno de “Los tres amigos” (Cuarón, Iñárritu y Del Toro). Pavlovich destacó que en su momento estuvo apunto de trabajar con “El Negro”, aunque al final ya no se dió. Sin embargo terminó diciendo: “quiero apostar por nuevos talentos, crear una nueva escuela del cine mexicano”.


Lo más actual directo a tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter