Media Lab

En vivo

LOG IN

Celebra el Día de Muertos en el Bosque de Chapultepec

por Ilanna Guillén

24 octubre 2019

"Celebrando la eternidad" es una experiencia llena de luces, música, tecnología y arte que te sorprenderá. El recorrido será en el Bosque de Chapultepec y contará con campos de cempasúchil y un cementerio tamaño real. Aquí en MediaLab te contamos todo al respecto. 

Celebrando la Eternidad en Chapultepec 

La primera sección del Bosque de Chapultepec albergará toda la experiencia inmersiva. Los cinco recorridos nocturnos buscan sorprender a los espectadores al recrear toda la celebración de Día de Muertos.

El recorrido tendrá aproximadamente una hora con 15 minutos e incluirán 11 experiencias. El trayecto al inframundo comienza en la Puerta de los Leones y concluirá en el Lago Menor de Chapultepec, con un total de 1.7 kilómetros para caminar bajo la luz de la luna. Mientras caminas por este lugar observarás campos de cempasúchil, cementerios tamaño real, rituales prehispánicos y muchas cosas más. 

Además podrás ser participe de una experiencia interactiva con la proyección fotos de los seres queridos de los visitantes. Así que envía tu foto para obtener el código QR que se escanear el día de tu visita. Con ello se creara un ambiente perfecto para honrar a aquellos que se han ido. Próximamente abrirán las convocatorias para enviar dichas fotos. 

Mictlán, el mundo de los muertos 

El Mictlán era el nivel inferior de la tierra de los muertos. El camino a este lugar era largo y peligroso; constaba de nueve niveles verticales y descendientes. Bernardino de Sagún se refería al Mictlán de la siguiente manera: 

“Y más dicen que al tiempo que se morían los señores y nobles les metían en la boca una piedra verde que se dice chalchihuitl; y en la boca de la gente baja, metían una piedra que no era tan preciosa, y de poco valor, que se dice texoxoctli o piedra de navaja, porque dicen que la ponían por corazón al difunto…”.

Se creía que el viaje duraba cuatro años enteros, al llegar luego de haber superado todos los obstáculos, el alma era recibida Mictlantecuhtli y Mictlancihuatl. Ambos dioses del inframundo le anunciaban al alma que había llegado al final del camino.

Primeros tres niveles

Primer nivel: Chiconahuapan

También conocido lugar de perros, este sitio estaba a la orilla de un caudaloso río, que el muerto debía atravesar con la ayuda de un xoloitzcuintle de color pardusco. El color del perro era de gran de importancia, puesto que si se le pedía ayuda a un perro de color blanco o negro, cualquiera de estos se negaría a hacer la tarea. 

Segundo nivel: Tepectli Monamictlan 

El “lugar de los cerros que se juntan”. En este nivel se dice que existían dos cerros que se abrían y se cerraban, chocando entre sí de manera continua. Los muertos, por lo tanto, debían buscar el momento oportuno para cruzarlos sin ser triturados. 

Tercer Nivel: Iztepetl

Iztepetl se encontraba un cerro cubierto de filosos pedernales, que desgarraban los cadáveres de los muertos cuando estos tenían que escalarlos para cumplir con su trayectoria.

Del cuarto al sexto nivel del Mictlan

Cuarto Nivel: Itzehecayan 

El “lugar del viento de obsidiana” era un sitio desolado de hielo y piedra abrupta. Se trata de una sierra con aristas cortantes compuesta de ocho collados en los que siempre caía nieve.

Quinto Nivel: Paniecatacoyan 

Conocido como el lugar donde la gente vuela y voltea cuál bandera. Aquí se ubicaba al pie del último collado o colina del Itzehecayan, donde los muertos perdían la gravedad y estaban a merced de los vientos, que los arrastraba hasta que finalmente eran liberados para pasar al nivel siguiente.

Sexto Nivel: Timiminaloayan

Si sentías que faltaba algo, aquí el cadaver es flechado. Un extenso sendero, a cuyos lados había manos invisibles que enviaban puntiagudas flechas para acribillar a los cadáveres que lo atravesaban. 

Últimos tres niveles para nuestros muertitos

Séptimo Nivel: Teocoyohuehualoyan

Los jaguares, animales sagrados y místicos, devoraban el corazón de los muertos. Quienes lograban salir de este nivel demostraban que sus corazones eran puros. 

Octavo Nivel: Izmictlan Apochcalolca

En esta “laguna de aguas negras” (Apanhuiayo), el muerto terminaba de descarnar y su tonalli (su alma), se liberaba completamente del cuerpo.

Noveno Nivel: Chicunamictlan

Aquí el muerto debía atravesar las nueve aguas de Chiconauhhapan y, una vez superado este último obstáculo, su alma sería liberada completamente de los padecimientos del cuerpo, por Mictlantecuhtli y Mictecacihuatl, esencia de la muerte masculina y femenina respectivamente. 

Ante los dioses del inframundo, el alma tenía que entregar un tributo. ¿Cómo crees que vas a llegar con las manos vacías? Así no funcionan las cosas. 

 

Este año han creado distintas festividades para celebrar y enaltecer el Día de Muertos Sin embargo, lo más importante es recordar que estas fechas son parte de nuestro patrimonio cultural y recordar a nuestros antepasados.

¿Dónde? Bosque de Chapultepec. Primera Sección. Entrada por la Puerta de los Leones. Av. Paseo de la Reforma S/N, Juárez, CDMX

¿Cuándo? Del 30 de octubre al 3 de noviembre. De 18:00 a 24:00 horas

¿Cuánto? Entrada libre


Lo más actual directo a tu mail

Suscríbete a nuestro Newsletter