11

Boca – River: Final histórica en Copa Libertadores

1 noviembre 2018 por AFP

Un clásico de futbol siempre enaltece a las multitudes. Un superclásico entre Boca Juniors y River Plate pone los ojos del mundo en América, y más, si este tiene de por medio levantar el trofeo más emblemático del continente: la Copa Libertadores.

 

Después de lograr lo “imposible” en Porto Alegre, a la escuadra de River Plate solo le faltaba esperar a su rival en la final del torneo internacional: Sociedade Esportiva Palmeiras o su odiado rival, el Club Atlético Boca Juniors.

 

Los xeneizes llegaron a Brasil protegidos por un 2 a 0 en la ida, conseguido gracias a la actuación del examericanista Darío Benedetto. Ahora, el reto era resistir al infierno en el Allianz Parque de Sao Paulo. Los argentinos, sin Guillermo Barros Schelotto en el banquillo, no se achicaron.

 

Rápidamente, al minuto 17 del encuentro, Ramón Ábila “Wanchope” parecía sentenciar la serie con el tercer gol para Boca en las semifinales, pero la marea verde no se dejó noquear con ese jab del cordobés.

 

Wanchope se ha ganado la confianza de Schelotto para tomar el puesto de Benedetto y el mismo Carlos Tévez.

Wanchope se ha ganado la confianza de Schelotto para tomar el puesto de Benedetto y el mismo Carlos Tévez. | Fuente: Miguel Schincariol / AFP

 

El 'Verdao' despertó tras el descanso y arrancó la remontada en el 52’ con el tanto de Luan, quien incendió el estadio al fusilar de un derechazo a Agustín Rossi tras un pase de Felipe Melo.

 

Si Palmeiras iba a caer, lo haría peleando y rugía Sao Paulo con un equipo disparado al que Boca ya no alcanzaba a cerrarle las compuertas. Tanto que Izquierdoz acabó derribando a Dudu en el área, permitiéndole, así, a Gustavo Gómez, enloquecer por completo a la afición carioca desde el punto penal al minuto 60.

 

Para mala fortuna del Allianz Parque, Darío Benedetto, recién salido del banco, volvería a ser el héroe para Boca tras un soberbio lanzamiento de fuera del área que acabó con las esperanzas brasileñas en el 70’.

 

El portero brasileño Weverton no pudo hacer nada ante el cañonazo cruzado del 'Pipa'.

El portero brasileño Weverton no pudo hacer nada ante el cañonazo cruzado del 'Pipa'. | Fuente: Nelson Almeida / AFP

 

Se quedó sin habla un estadio que apenas 10 minutos antes había rozado una remontada que era ahora un sueño, la final se convritió a una vuelta de cinco goles y el 'Verdao' se había quedado sin ideas.

 

El empate en Brasil era suficiente para Boca y ahora podrá disfrutar de una final de la Copa Libertadores, la cual se definirá por primera vez con un doble superclásico argentino después de la hombría realizada por River Plate ante Gremio, vigente campeón del certamen.

 

"Sabemos que es un rival difícil, como todo el que llega a una final de Libertadores", valoró después Gustavo Barros Schelotto, técnico titular de Boca ante Palmeiras por la suspensión de su hermano Guillermo. "Vamos a pensar en cómo ganar independientemente de todo lo que sabemos que se va a decir y va a suceder fuera de la cancha. Nada nos va a alterar".

 

Gonzalo "El Pity" Martínez (cto.) anotó de penal el gol que le otorgó un vuelo directo a River, en el minuto 90, hacia la gran final.

Gonzalo "El Pity" Martínez (cto.) anotó de penal el gol que le otorgó un vuelo directo a River, en el minuto 90, hacia la gran final de la Libertadores. | Fuente: Itamar Aguiar/ AFP

 

Por su parte, Luis Felipe Scolari, entrenador de los anfitriones dejó entrever que su equipo se quedó corto de las expectativas: "Tenemos que reconocer que fueron superiores. Es justo que la final sea River contra Boca. Me gustó mucho el trabajo de Boca y ahora será un clásico argentino".

 

"Va a ser un partido especial, es un clásico, uno de los partidos más especiales que un futbolista puede jugar", celebró el mediocampista Nahitán Nández sobre la edición inédita de la final que se vivirá en la mayor competición del continente.

 

La historia aguarda ahora en Buenos Aires.

Compartir

NOTAS RELACIONADAS

Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter.