11

Allison Feaster: “Hay que soñar, existe la oportunidad de la WNBA”

9 marzo 2019 por Jorge A. Herrera Navas

México continúa siendo parte importante de una nueva historia en el área latinoamericana de la NBA. Un claro ejemplo fue el comienzo del segundo Women’s Camp de la Academia NBA en el Centro Nacional de Alto Rendimiento (CNAR) de la CONADE, donde participan antiguas figuras de la WNBA como Jennifer Azzi y, en esta ocasión, la oriunda de Carolina del Sur, Allison Feaster.

 

Feaster llegó a la competencia norteamericana en 1998 para jugar bajo el jersey de Los Angeles Sparks, más adelante formó parte de Charlotte Sting y, finalmente, cerró su participación en Estados Unidos con Indiana Fever.

 

Eso no quiere decir que su carrera se centró solamente en la nación de las Barras y las Estrella, sino que por el desequilibrio económico del deporte también probó las aguas del Viejo Continente en países como Portugal, España, Francia e Italia hasta el año de 2016.

 

 

Ahora, la exdelantera campeona del Valenciennes Olympic es parte del equipo de entrenadores en distintos campamentos de la NBA y este último llevado a cabo en la Ciudad de México no es la excepción.

 

“Yo creo que es muy importante (expandir el juego a Latinoamérica). Estamos apostando en hacer crecer el juego del baloncesto aquí porque apreciamos muchísimo los valores, ya que son útiles en cada momento de la vida. Estamos aquí para ayudar y compartir nuestras experiencias y aprender de las chicas también”, relató Feaster en la apertura de los entrenamientos juveniles.

 

En este tipo de concentraciones la meta de la Academia NBA en América Latina no solo se centra en ver por el juego en la duela, incluso se tiene presente el platicar con las distintas jóvenes participantes sobre los diferentes aspectos que forman a una jugadora de élite.

 

“Este tipo de reuniones son muy importantes porque se trata de trabajar, no solamente en lo que van a hacer en la pista, pero también estamos aquí para trabajar un desarrollo completo de las chicas”, señaló Allison Feaster. “Estamos trabajando en la pista, sí, pero vamos a hablar mucho de la educación, el liderazgo, sobre cómo tienen que comunicarse, la confianza y cómo pueden aspirar a llegar a sus objetivos”.

 

Feaster tuvo la oportunidad de ser parte del equipo de NBA Spain gracias a su paso por el país ibérico.

Feaster tuvo la oportunidad de ser parte del equipo de NBA Spain gracias a su paso por el país ibérico. | Créditos: Jorge Herrera

 

Dentro de esas metas, una de las más relevantes en la agenda de las prospectos es el poder llegar a ser profesionales y, según Allison Feaster, ese deseo puede no estar lejos: “Yo creo que hay que soñar porque existe la oportunidad (de llegar a la WNBA). Hay 12 equipos, pero también existen otras ligas internacionales. Para mí no es lo más importante el pensar en la WNBA como objetivo final, sino en lo que haces diariamente para llegar a ese punto”.

 

Para lograr esto, es crucial el que cada una de las asistentes al campamento entiendan que los obstáculos serán muchos, pero ellas deberán siempre tener en mente que pertenecen a generaciones que poco a poco alzarán la voz para que se reconozcan los distintos casos de desigualdad que existen en el basquetbol a nivel internacional.

 

“Estamos aquí para intentar llamar la atención a eso y para intentar corregirlo. Yo sé que hay un desequilibrio y estamos aquí para trabajar, para luchar”, sentenció la egresada en Economía por la Universidad de Harvard. “He tenido la suerte de vivir en los Estados Unidos, por lo que somos muy conscientes de que en otras naciones no existe esto y, por ello, estamos intentado compartir esta experiencia (de la Academia NBA)”.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Dreaming In Color... @nba & @nbagleague #blackhistorymonth #nbacareercrossover #girlpower

Una publicación compartida por Allison Feaster (@allison_feaster) el

 

Allison Feaster también vivió problemas como los que pasan jugadoras en activo el día de hoy por tener que desempeñarse todo el año, pero, a pesar de este tipo de obstáculos, comentó que nunca dejó de hacer lo que mejor sabía hacer para romper las barrera, tal y como su madre se lo decía.

 

“Elegí el basquetbol porque mis padres y mis hermanos jugaban, pero más allá de eso, es un deporte que trabajas valores que son útiles en casi todos los aspectos de la vida. Vamos a trabajar siempre en equipo con otras personas y hacia un objetivo. Me alegro mucho de haber elegido el baloncesto”, finalizó la tres veces ganadora del reconocimiento a Jugadora del Año en la Ivy League.

 

Este campamento de la Academia NBA en Latinoamérica tendrá una duración de cuatro días con la intervención de 26 futuras estrellas, de las cuales 11 son de nacionalidad mexicana y el resto provienen de naciones como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Venezuela y República Dominicana.

Compartir

NOTAS RELACIONADAS

Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter.