“Petrifica” desfile de Día de Muertos 2018 a asistentes

Entre calaveras, 18 marionetas gigantes, cuatro carros alegóricos y 2 millones de personas, el sábado 27 de octubre se llevó a cabo el tercer desfile anual de Día de Muertos en la Ciudad de México.

La realización del desfile anual de Día de Muertos, fiesta declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, surgió con la vigesimocuarta entrega de James Bond, 007 Spectre. El guionista de la cinta, Logan Paul tuvo la idea de situar una parte del filme en la Ciudad de México, justo durante un desfile conmemorativo de aquellos que ya se han ido.

El año pasado el desfile buscó homenajear a las víctimas del terremoto del 19 de septiembre de 2017 y asistieron más de un millón de personas a verle, según indicó Miguel Ángel Mancera, en ese entonces, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Para el presente año, creció el número de espectadores que se juntaron desde Paseo de la Reforma hasta el Zócalo capitalino para honrar a los muertos migrantes.

El diseño de las marionetas que desfilaron fue inspirado en las obras creadas por el grabador, ilustrador y caricaturista mexicano, José Guadalupe Posada.

Entre los cientos de miles de asistentes, destacaba el número de turistas que disfrutaban del espectáculo organizado por el Gobierno de la Ciudad de México en colaboración con las entidades de Aguascalientes, San Luis Potosí, Michoacán y Oaxaca.

El desfile, como en los años anteriores, mostró las diversas etapas de la historia de México prehispánica, colonial, independiente y revolucionaria, hasta llegar a la actualidad, todos mediante dos segmentos.

El primero, denominado “La muerte es un viaje”, estuvo acompañado de música y vistosos disfraces, y se representó una escena de un grupo de personas tratando de cruzar un muro que contenía la leyenda “De este lado también soñamos”.

La mariposa monarca, que lleva a cabo migraciones de más de 5,000 kilómetros durante su vida, también hizo su aparición en el desfile, junto a artistas pintados de naranja y negro.

En los carros alegóricos caracterizados de barcos, aparecían migrantes pertenecientes a diferentes periodos de la historia, como el descubrimiento de América y la Guerra Civil Española, durante la cual, México acogió entre 20 mil y 25 mil refugiados.

Otros elementos que captaron instantáneamente la atención de los asistentes fueron los animales a grandes dimensiones, entre los que había tortugas y ballenas.

El segundo segmento en el desfile fue titulado “De la tradición al futuro”.

Los espectadores, algunos con los rostros pintados y trajes típicos de la cultura mexicana, comenzaron a aglomerarse en los puntos que iba a recorrer el desfile desde aproximadamente las 12:00 horas, a pesar de que el desfile empezaría a las 16:00 horas.

Sin embargo, el número de asistentes hizo que muchos espectadores no pudieran ver más que algunos fragmentos.

Compartir

Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter.