Festival de Thadingyut ilumina la noche de Myanmar

La luna llena llegó al cielo birmano. A diferencia del año pasado, hoy fue el día en que se comenzó a celebrar, en Myanmar, el festival de Thadingyut, el cual marca el final de la Vassa o el retiro de los monjes budistas.

 

Durante este periodo de tres meses, los monjes no pueden estar fuera de los monasterios durante la noche, por lo que prefieren dedicarse a una meditación intensa y estudio de las escrituras. Por otra parte, los seguidores laicos llegan a abstenerse de consumir carne y alcohol durante estos días.

 

A su vez, las bodas no están permitidas y cualquier acto público es mal visto.

 

Esta celebración, también conocida como el Festival de las Luces, es la segunda más importante del año para el país, ya que la número uno es el Festival de Thingyan o de Año Nuevo. Durante el Thadingyut, la religión budista espera la llegada de Buda desde los cielos. Una de las teorías religiosas más populares es que durante su viaje en el Tavatisma, Buda rencarnó en lo más alto después de haberle leído el Abhidhamma a su madre.

 

Algunas versiones sobre la historia del descenso dicen que Sakka, gobernante del paraíso, creó escaleras hechas de oro, plata y rubíes para facilitar la procesión, mientras que otras buscan afirmar que el camino ya estaba ahí al haber sido creado por las propias estrellas.

 

Otras interpretaciones, dicen creer que la vuelta a la Tierra incluyó una gran cantidad de dioses acompañados por el sonido del mismo Sakka, el cual hizo vibrar su cuerno de caracola.

 

¿Y entonces por qué iluminar el suelo de los mortales? La población creyente entre nosotros construye su propio sendero de luces brillantes con las veladoras para guiar a Buda y celebrar su regreso.

 

El Festival de Thadingyut, que tiene una duración de tres días, también marca el arranque del Kathina, mes de agradecimiento a los monjes, el cual incluye ofrendas y donaciones de los laicos a los templos.

Compartir

Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter.